logo

Pavimentos industriales cerámicos con Schlüter®-DITRA 25

Sólo un multitalento sobre el soporte lo consigue.

Las carretillas elevadoras, cargadas con pesados paléts, pasan por las naves. Se levantan estanterías hasta el techo. En la nave de producción se alinean laminadoras, prensas, troqueladoras y otras maquinarias pesadas. Y toda esta pesada carga la soporta un solo elemento: el pavimento. Para que el pavimento no sufra ningún daño  y con ello no peligre toda la infraestructura, se exigen requisitos especiales a los pavimentos industriales. Una resistancia al desgaste muy alta, una buena transferencia de carga al soporte y una resistencia a ciertos aceites y productos químicos son los requisitos principales.

Actualmente se colocan pavimentos porcelánicos porque ofrecen características muy adecuados y permiten un diseño individualizado en cada caso. Todavía hoy en día se plantean dificultades a la hora de la colocación de cerámica en pabellones industriales y edificios, ya que todavía hoy se cree que la cerámica no es lo suficientemente resistente.     

Otra creencia errónea es que los pavimentos cerámicos no son resistentes al desgaste, al uso de aceites, ácidos y bases, incluso ponen en duda su antideslizamiento. Todo ello falso. Actualmente los pavimentos cerámicos ofrecen características adecuadas que cumplen todas las exigencias para los pavimentos industriales. Cuando se emplean pavimentos porcelánicos o klinker de al menos 15mm de espesor, el empresario contará con un pavimento industrial de la más alta calidad con un espectro de posibilidades de diseño muy amplio.                                

Es importante que los pavimentos cerámicos estén protegidos contra las deformaciones producidas por los porcesos de dilatación y contracción causados por la temperatura, para que la superficie del mismo permacezca inalterable durante largo tiempo.                           

La lámina de desolidarización Schlüter®-DITRA 25 se coloca entre el soporte portante y el pavimento cerámico para neutralizar las diferencias de dilatación de los materiales empleados. La lámina de polietileno está provista en el reverso de una capa de tejido sin tejer para presionarla sobre el mortero de capa fina.                                                               

La cara superior de la lámina DITRA tiene una estructura cuadrangular con una estructura de cola de milano entre las cuales se forman canales de aire intercomunicados. Mientras el mortero de cemento se adhiere firmemente al reverso de la lámina, los canales de aire actúan durante los procesos de movimiento como una zona deformable. Las tensiones, que normalmente conllevan las colocaciones permanentes y tienen como resultado grietas, roturas y desprendimientos, se neutralizan.                                      

Schlüter®-DITRA 25 no solo desolidariza cada capa del pavimento, sino que tiene además otras funciones: permite que la humedad residual del soporte se escape a través de los canales de aire. Esto tiene como consecuencia una reducción importante del tiempo de ejecución, ya que la lámina puede instlarse sobre el soporte en cuanto el recrecido sea transitable (esto sucede normalmente en un plazo de 48 horas) y con ello mucho antes que se alcance el 2% de humedad residual exigido para el recubrimiento con cerámica de los recrecidos de cemento. Inmediatamente después de la colocación de la lámina DITRA se puede proceder a la colocación del pavimento cerámico.                                          

A pesar de su tridimensionalidad no se reduce la transferencia de carga, porque los cuadrángulos rellenos de mortero derivan inmediatamente al soporte las cargas que aparecen. Además, al estar fabricada en polietileno de alta calidad, posee a su vez una cualidad impermeabilizadora, de manera que el soporte está protegido frente a las filtraciones de agua.                                                   

Si además se realiza la colocación del pavimento cerámico por vibración, entonces se eleva aún más la capacidad de carga del pavimento, ya que se consigue una adherencia óptima con una impermeabilización elevada y compacta. Un pavimento cerámico industrial colocado por el método de vibración tiene además la ventaja de poderse colocar menor juntas de dilatación, con lo que el soporte presenta menos interrupciones.                                        

La lámina de desolidarización Schlüter®-DITRA 25 protege el altamente resistente pavimento cerámico de los daños producidos por movimientos del soporte, el cual a su vez está protegido de filtraciones de agua. Además reduce los tiempos de ejecución considerablemente, con lo que se puede comenzar con la producción antes, lo que adelanta la amortización. Teniendo todo esto en cuenta, la lámina Schlüter®-DITRA 25 ofrece, bajo diferentes aspectos, ventajas para los pavimentos cerámicos industriales.

Schlüter®-DITRA 25

Schlüter®-DITRA 25

Schlüter®-DITRA 25 es una lámina de polietileno con estructura cuadriculada, conformada en forma de cola de milano, con una tela sin tejer en su reverso. Schlüter®-DITRA 25 actúa en combinacion con pavimentos cerámicos como impermeabilización, equilibra la presión de vapor y actúa también como capa de desolidarización.
continuar leyendo

Estamos a su disposición, no dude en contactar con nosotros
Schlüter-Systems S.L.
Ctra. CV 20 Villarreal-Onda, km 6,2
E-12200 Onda (Castellón)

Teléfono: +34 964 241144
Email: info@schluter.es